Todos buscamos una forma de alejar el estrés a diario, algunas personas van regularmente al cine, otras se reúnen con amigos para charlar y beber algo, y otras simplemente salen a dar largos paseos en algún parque cuando tienen oportunidad.

Sin embargo, existe una actividad que, más que un deporte es una disciplina con la que podemos trabajar nuestro cuerpo y mente de manera saludables. Últimamente el yoga, que se practicaba principalmente en la india como método de meditación, se ha popularizado mucho en España y en el resto del mundo.

El yoga está basado en un sistema de ejercicios donde se realizan posturas llamadas asanas. Que se practican para desarrollar fuerza, flexibilidad y confianza. Este también trabaja ejercicios de respiración los cuales te ayudan a calmar el cuerpo y la mente para una mejor concentración.

El yoga es perfecto para los niños, ya que es una herramienta perfecta para que estos exploren, conozcan y se conecten con su cuerpo.

El yoga infantil ayuda a desahogarse físicamente, les ofrece la oportunidad de ser creativos y encontrar la calma. Aprenden valores y a encontrar el equilibrio físico y mental.

El yoga contribuye de manera sana a la salud de los chicos y les trae un sinfín de beneficios

  • Desarrolla los músculos.
  • Ayuda a mejorar la postura de la columna vertebral.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Perfecciona el uso de los sentidos.
  • Ayuda a desarrollar agilidad y destreza.
  • Baja el nivel de estrés infantil.
  • Mejora el desarrollo de la concentración y la imaginación.
  • Mejora la interacción con los demás.
  • Mejora los hábitos de respiración.
  • Estimula la circulación sanguínea

Las posiciones deben ir aprendiéndolas poco a poco y lo ideal es que primero aprendan a respirar, relajarse y concentrarse primero.

Es fundamental que el yoga infantil sea practicado como un juego para los chicos, y así estimularlos de manera positiva y que estos se entusiasmen con el ejercicio. La motivación es crucial, al igual que una actitud positiva en todo momento.